miércoles, 18 de mayo de 2016

Abrázame

Al principio de las clases, una de las primeras cosas que hablamos en la asamblea, fue de los abrazos.
Es un tema que he querido incubar hasta ahora, porque para mí es algo muy importante y no le daba tanta importancia hasta que ese día salió en clase, por lo que decidí empezar a fijarme más en lo que sentía cada vez que me abrazaba con alguien.
En clase, varias personas dieron su opinión sobre qué sentían cuando abrazaban o lo importante que era para ellos. Hubo personas que dijeron que lo encontraban una tontería, que veían más importancia en otros gestos que en ese, otras personas dijeron que para ellos era muy importante abrazar y que además les hacía sentir muchas cosas, tanto buenas como malas.
Para mí, abrazar si es importante y no lo considero ninguna tontería. Es un gesto muy simple con el que multitud de sentimientos se viven, se comparten y se crean.
Hay distintos tipos de abrazos: los de consuelo, los de empatía, los de reconciliación, los de reencuentro, los de cariño, los de amistad, los que das por "obligación".... hay muchos y cada uno los vive a su manera.
Pienso que los de obligación, no se deberían dar nunca, porque tu no los sientes, pero a lo mejor a la persona que se lo estás dando, realmente lo necesita. Son aquellos en los que por cierta circunstancia que haya pasado, te ves obligado a darlo, aunque tú no quieras.
Últimamente, en mi vida, me he dado cuenta que abrazo a muchas personas y que con cada una, siento una cosa distinta, que a su manera, me llena.
Todos los días, como en casa de mis abuelos y cada vez que entro por la puerta, mi abuela está esperándome para abrazarme. La sensación que tengo, es agridulce, por un lado, lo veo como un abrazo de despedida que mi abuela me da todos los días por si acaso; por otro lado, me llenan de fuerza y de alegría para afrontar el día con otra cara, desde otra perspectiva. A parte, me transmiten mucho cariño y mucha seguridad, como si mi abuela quisiera decirme, que pase lo que pase, la tengo ahí, que ella me apoya en todo lo que me pase y me perdona cada vez que se me escapa alguna mala contestación para ella.
Otro de los abrazos que suelo dar es a mi pareja. No solemos vernos mucho por diversas circunstancias, pero cada vez que nos vemos, es un reencuentro muy bonito, que me da fuerzas y me ayuda a seguir adelante. Es una persona que me entiende muy bien, que me escucha, que sabe calmarme y sabe cuándo necesito un abrazo. Hay momentos en los que estoy tan angustiada que ni me salen las palabras y en ese momento, es cuando me mira y me da un abrazo, sin decirme nada, yo sé que quiere decirme que no me preocupe, que él está ahí para ayudarme y no va a dejar que me pase nada. Sus abrazos siempre me transmiten paz, tranquilad y cariño. También están los abrazos de reconciliación con él, en los cuáles también siento cosas buenas, me transmite que me quiere y que por muchas peleas que tengamos, va a seguir estando conmigo.
También, soy voluntaria en un proyecto que se hace en mi barrio de apoyo al estudio para chicos en riesgo de exclusión social. Son chicos, que por desgracia, viven una realidad bastante mala y que lo único que necesitan es cariño y apoyo. Siempre hay varios chicos que cuando entran a la sala en la que realizamos este proyecto, lo primero que hacen es venir a darme un abrazo, algo que a mí me reconforta. Pero en este caso, soy yo la que intenta transmitirles a ellos esa seguridad y ese cariño y apoyo que yo les quiero dar y que ellos necesitan. Este vínculo que creamos también permite que ellos me cuenten sus cosas y yo pueda ayudarles. No sé si al final, lo que yo pretendo transmitirles con los abrazos, se cumple, pero desde luego que a mí, esos abrazos que me dan chicos que realmente piden tu ayuda, me llena, me llenan de vida y de alegría para seguir haciendo lo que hago.
Otros de los abrazos que me suelo dar, es con los niños del colegio en el que estoy. Puede que sean uno de los abrazos más sinceros y con más cariño que me doy. Me encanta que cada vez que llegan de su casa a clase, vengan corriendo con una sonrisa en la cara y me den el abrazo más fuerte que puedan darme.
Son abrazos divertidos, llenos de cariño y alegría y lo más importante, son sinceros, solo transmiten cosas buenas.
También pasa que a veces te toca dar un abrazo de calma o de serenidad a un niño. Esto ocurre cuando ellos lloran, les abrazas y sientes como tú te llevas todos sus "problemas" y sus disgustos y les transmites tus cosas buenas, tu alegría y tu cariño. Enseguida, suelen dejar de llorar y vuelven a tener en su cara esa sonrisa y esa alegría.

Hay veces, que por desgracia, toca dar abrazos de consuelo, de empatía a muchas personas en momentos difíciles. Aquellos momentos donde suelen predominar los sentimientos malos, de tristeza y el único rayito de luz que te queda, se lo transmites a la otra persona, porque quieres que esté bien y tú intentas quedarte con todo aquello malo, para que esa persona se sienta mejor. En el fondo, también son abrazos bonitos, porque intentas hacer todo lo posible por la otra persona y nos quitamos esa parte egoísta en la que sólo pensamos en nosotros mismos.

En conclusión, hay muchos tipos de abrazos y muchos sentimientos, pero debemos vivirlos y disfrutarlos de una manera especial.








Lucía Cristóbal López





martes, 17 de mayo de 2016

Fuera adicciones

Esta última clase antes del final de la asignatura con los vídeos de todos los compañeros fue especial ya que en ella realizamos el vídeo de Blancanieves que llevábamos varias clases trabajando.

En primer lugar os contare como se fue llevando a cabo para luego acabar contando cómo me sentí realizando esta actividad. Comenzamos con la distribución de la clase, en la cual tuvimos en cuenta cada pequeño detalle que se pudiera observar en el vídeo puesto que eso es muy importante, decidimos que la colocación seria en circulo como ya habíamos hablado anteriormente y que Blancanieves estaría colocada en el centro.

Otro detalle importante era el número de personas que aparecían en cada vídeo con lo que decidimos que fueran 15 personas (brujas) y que la número 16 seria Blancanieves. Decidimos este número ya que como os conté en mi anterior entrada desde la deriva en Sigüenza este número es como que nos ha marcado y por eso queríamos que fuera ese el número exacto, ni uno más ni uno menos.

Una vez que ya estaba todo organizado y cada uno con su manzana correspondiente pasamos a la realización del vídeo. Es importante decir que teníamos una estructura más o menos marcada pero luego cada uno debía hacer lo que sintiera en ese momento ya que no estábamos actuando sino que todo era un poco improvisado, por lo que en el vídeo podréis observar diferentes situaciones y diferentes comportamientos tanto en las personas que hacían de bruja como en las diferentes Blancanieves.

Pasemos al vídeo, yo os voy a contar el mío. Como os estaba comentando una vez que todos estábamos sentados y con nuestra manzana en la mano comenzábamos, en mi caso Blancanieves decidió comenzar por su lado derecho. Empezaba presentándose Blancanieves y diciendo a lo era adicta, luego pasaba a la bruja que se encontraba a su derecha y esta se levantaba, la miraba a los ojos, decía a lo que era adicta, le daba la manzana para que mordiera y por último se quitaba la camiseta, jersey, chaqueta o lo que llevara negro y se lo colocaba a Blancanieves y así con las 15 personas que había. Una vez que le dabas tu prenda negra tú te quedabas con la blanca y al finalizar todas las que hacíamos de brujas estábamos de blanco y Blancanieves tenía todo lo negro.


Con esto hacíamos que al darle de nuestra manzana y colocarle nuestra prenda negra ella hiciera suya esas adicciones y nosotros nos las quitábamos.

Respecto a las sensaciones que sentí realizándolo fueron diversas, nada más entrar en clase me entro una sensación de angustia y miedo a la vez  ya que no sabía lo que iba a pasar y veía como algunas de las compañeras que la habían hecho anteriormente habían llorado. Una vez realizándola sentía nerviosismo por no saber cómo iba a reaccionar mi cuerpo ante esa situación y cuando ya le entregue mi adicción a Blancanieves me entro un escalofrió por el cuerpo y una sensación de frío que no se me paso hasta que acabo todo. Cuando ya le habíamos entregado todas nuestras adicciones me volvió a entrar la angustia al ver la reacción de Blancanieves y ver como no podía abrir la puerta para escapar de ello y una vez ya fuera nadie reacciono y nos quedamos todos en silencio. Yo concretamente me quede como inmóvil y sin saber como reaccionar a ello y con carne de gallina del frío que tenia.

Por último, decir que admiro a mis compañeras que hicieron de Blancanieves porque yo en su lugar no creo que lo pudiera haber hecho, ya que es muy fuerte lo que te están diciendo y como tu al morder la manzana lo haces tuyo hasta que llega un momento en el que tienes que estallar de alguna forma.


Coral Cerezo Gil

lunes, 16 de mayo de 2016

Es el momento de evadirse

Normalmente, subo una entrada cuando algún tema que hemos tratado en clase, me ocurre en mi día a día, porque me he dado cuenta, que todo lo que acabamos hablando, nos acaba sucediendo en algún momento.
No importa hace cuánto lo hablamos, sino el momento en que llega a mi vida y me toca de una manera especial, porque es algo a lo que me veo "preparada" para enfrentar, ya que he podido hablar antes de ello.
Subo esta entrada porque ahora es época de exámenes, solo nos quedan 2 pero estamos todos muy agobiados. Necesitamos momentos donde podamos evadirnos, olvidarnos, distraernos y relajarnos. Dejar de pensar en esas cosas que nos están comiendo por dentro y que no nos dejan disfrutar, incluso nos hacen mal tanto física como psicológicamente.
Por ello, ha venido a mi mente aquella clase donde nuestra profesora no se sentía muy bien y quería "liberarse" de alguna forma. Para ello, decidió que toda la clase nos pusieramos en pie y bailaramos.
Fue algo que nos sorprendió a todos y que no esperábamos, al principio nos costó a todos soltarnos, pero cuando todos lo hicimos, lo disfrutamos muchísimo.
Bailamos de una forma especial, no era un baile que suelas ver normalmente, para ello también contamos con la ayuda de una amiga de Pilar que nos enseñó un baile típico de su país, ya que ella es brasileña y decidimos bailar todos de aquella forma.
Fue un momento en el que todos empezamos a reír y se nos olvidaron todas aquellas cosas que nos podían estar rondando y creo que es una buena forma de evadirse.
Ayer, decidí hacerlo, me fui por la noche a un bar con unos amigos y decidimos bailar de formas extrañas, dejandonos llevar y olvidarnos de todo lo que nos rodeaba y nos comía por dentro y disfrutar.
Me gustaría que en momentos así, me siga viniendo esa imagen siempre y sea una nueva forma de liberarme y evadirme y que todas las personas lo prueben.
Para que veais la experiencia que vivimos, voy a dejar un trozo del baile.

video




Lucía Cristóbal López                                                                                                                             



Volver a empezar...

¿Qué pasaría si pudieses volver el tiempo atrás? O simplemente pudieras... volver a empezar.

Todos hemos echo esta pregunta a alguien en algún momento de nuestra vida, a un amigo por ejemplo. Y cuando este no ha sabido respondernos parecíamos no creernos que no lo tuviera claro, sin embargo cuando nos hacen o mejor dicho nos hacemos la misma pregunta a nosotros mismos, ya no es tan fácil de responder como parecía. Estas ultimas semanas me he echo esta pregunta obteniendo diferentes preguntas cada vez que me lo pregunté, asique volvamos a empezar...

¿Qué pasaría si pudieses volver el tiempo atrás? Todos hemos soñado con una maquina del tiempo que pudiera deshacer todo lo vivido y poder transportarnos al pasado para cambiar las cosas, yo también para que mentirnos. Pero últimamente he cambiado de opinión conforme lo iba pensando y entonces me hacia otra pregunta ¿Para que quieres volver al pasado? El pasado tiene momentos buenos y momentos malos, asique volvamos a cambiar todo lo malo que hemos cometido o todo lo que hemos sufrido, y volvamos para revivir los buenos momentos. Pues aunque parezca una locura yo no quiero volver atrás en el tiempo, no quiero cambiar nada, bueno quizás me despediría de quien no tuve la oportunidad de hacerlo.
Si volviese a nacer cometería los mismos errores, sí, volvería a tropezar con la misma piedra 2 veces o incluso 3 y pasaría por los mismos malos momentos, porque son esos momentos los que te destrozan pero a su vez te obligan a ser mas fuerte, a reconstruirte por ti misma. Ademas hace poco le dije a una persona que qué seria de los buenos momentos sino existiesen los malos, nunca nos daríamos cuenta de ellos y no los valoraríamos. Si volviera a nacer me enamoraría de las mismas personas, bueno de todas quizá no, pero si de la gran mayoría, y sabiendo que iba a salir mal de todas maneras hubiese arriesgado mas, solo por la curiosidad del que hubiese pasado si...
Los buenos momentos los dejo como están, con la misma capacidad de hacerme reír y llorar al mismo tiempo, supongo que de eso trata la magia.


Volvamos al presente y vivamoslo como queremos y con quien queremos, y centrémonos en el futuro que nos espera, asique HAKUNA MATATA! 














jueves, 12 de mayo de 2016

Las malas adicciones

Hoy al llegar a casa solo me han entrado ganas de escribir sobre mi experiencia en clase. 

La actividad de hoy consistía en que una persona, Blanca Nieves, iba mordiendo la manzana de 16 personas sentadas en circulo al tiempo que estas personas le decían a lo que eran adictos.

Yo he dicho que era adicta a pagar las cosas con quien no debo y así es. Al decir eso y ponerle mi camiseta negra a Blanca Nieves, he sentido una sensación extraña que me envolvía, una sensación de liberación, de aceptar mi problema.

Las tres personas con quien lo pago todo sin tener culpa son mi madre, mi hermana y mi pareja. Ellos son los que me aguantan cuando peor estoy, incluso si me enfado sin motivo porque estoy agobiada o  las cosas no salen como quiero. Mi madre y mi hermana en cierto modo lo entienden porque son mi familia y ya saben que soy así, pero, ¿y mi novio? ahora mismo es la persona con la que más tiempo paso porque estamos los dos estudiando en Madrid y aunque no vivamos juntos no vemos a menudo.

Él ahora mismo es con quien lo pago todo, me enfado por tonterías, muchos días estoy triste, contesto mal a veces... pero nunca deja de animarme y apoyarme a pesar de que también tiene sus cosas. Siempre está para lo bueno y para lo malo y eso de verdad es un regalo y una suerte increíble

Hoy al decirlo en esa situación que no se como denominar me he dado cuenta de que en realidad aguanta mucho conmigo y no se cómo lo hace. He sentido como que me liberaba de ese peso que me oprime por dentro. Tengo que tratar de cambiarlo porque es cierto que me trae a veces bastantes discusiones muy tontas en realidad.

Esta experiencia me ha servido para darme cuenta de que todas o la mayor parte de las adicciones que tenemos son malas y me he sentido muy identificada con las de mis compañeras en mayor o menos medida, y son cosas, creo, que deberíamos cambiar todos aunque no sea fácil, pero las adicciones se pueden superar y con mis sentimientos de hoy voy a intentar por todos lo medios cambiar la mía.

miércoles, 11 de mayo de 2016

¿A qué estamos realmente enganchados?

El otro día en clase, en relación al corto que vamos a realizar sobre Blancanieves, salió el tema de las adicciones, ya que esta princesa de cuento, en realidad no era tan perfecta, era adicta a bastantes cosas...
Para poder ponernos en su lugar e incubar bien el tema, decidimos poner sobre la mesa todas aquellas adicciones que tenemos todos y cada uno de nosotros.
Para mí, fue un momento bonito, fue un momento donde cada uno decía una adicción que se nos pasara por la mente. Sin embargo, todas aquellas adicciones que dijimos cada uno, son a las que realmente nosotros mismos nos enfrentamos, por lo que de una manera indirecta, nos volvimos a abrir a la clase y pudimos conocernos algo más.
Salieron multitud de adicciones, tanto buenas como malas... por desgracia, había más malas que buenas...
Algunas de las que salieron fueron que somos adictos a engañar, a calificar a las personas, a sufrir, a amar, a desconfiar, a criticar... esta última, la dije yo.
Para mí, esta adicción es muy importante, porque todos y cada uno de nosotros criticamos o hemos criticado alguna vez, pero hay mucha gente que no lo reconoce y prefiere seguir engañándose a sí mismo, lo que es muy triste, porque una adicción solo puede llegar a superarse cuando sabes que eres adicto a ello.
También quiero resaltar la única buena que salió... a amar... esa palabra que a todos nos resulta algo muy grande, muy intenso y que es difícil de explicar. Es una adicción que la mayoría de personas también tenemos, que por suerte o por desgracia puede ser buena o mala, pero a todos nos gusta sentirnos queridos e importantes en la vida de alguien y además de eso, también nos gusta amar. Por esto, creo que es una adicción muy buena, porque ambas partes que la disfruten, podrán crecer y hacer algo muy bonito.
Otra adicción que nombró Pilar y que todos en ese momento estuvimos de acuerdo, es que somos adictos al sufrimiento, al dolor... para mí, es la contraposición a la adicción a amar, porque es por esa misma adicción que sale mal, por lo que creamos esta otra adicción, la del sufrimiento.
Podemos sufrir por muchas cosas, pero normalmente sufrimos por una persona, por un amor que nos hace daño. Hay momentos en los que creemos que podemos superar las "malas rachas" o los malos momentos, pero hay veces que no se trata de eso, sino que ese amor no nos hace felices y que por no tener el valor suficiente o no darnos cuenta, nos enganchamos más, pero a lo que realmente nos enganchamos es a sufrir, porque nos gusta sentir esa sensación.
Creo que debemos darnos cuenta de esto y darnos cuenta de que somos adictos a sufrir e intentar quitarnos esa adicción que nos hace mal.
Hay una canción que últimamente está por mi cabeza y que tiene algo que ver con esto, porque habla de que todo aquello que vivimos en una mala relación, se quedó en el olvido y es lo primero que debemos hacer para superar las cosas, olvidar. Por eso, quiero compartirla con vosotros.






Lucía Cristóbal López

martes, 10 de mayo de 2016

El número 16... ¿Casualidad o no?

Llevamos unas clases tratando el tema del número 16 y os preguntareis porque, pues la respuesta es la siguiente. Todo comenzó el día de la excursión a Sigüenza en la cual se llevo a cabo la deriva y donde casualmente todo coincidió en el numero 16, 16 brujas, 16 Blancanieves y 16 personas que no acudieron.

Muchos pensaran que fue una simple casualidad del momento pero investigando un poco más sobre el significado de dicho número descubrimos gracias a nuestra profesora Pilar que la carta del número 16 del tarot de Marsella era una torre. La carta concretamente se llama la "Torre del destierro" y como se puede ver en la imagen la carta consta de una torre en la que aparecen dos hombres y en la cima de la torre como una corona, algo que nos llamo la atención ya que estábamos trabajando con Blancanieves que es una princesa.

(https://image.jimcdn.com/app/cms/image/transf/none/path/s5d2343743ff41da4/image/i3e2dc51e13109878/version/1442709457/image.jpg) Encontrada el día 10/05/2016

"Esta carta representa: ruptura, destrucción, muerte, problemas y replanteamientos de toda índole por encontrarse en un momento donde las cosas ya no pueden seguir como están."
(http://tarot.euroresidentes.es/carta/16-xvi-la-maison-dieu-la-torre-o-la-casa-de-dios)

Otra de las cosas que nos llamo la atención fueron los colores de la carta que son el amarillo, el blanco, el azul y el rojo colores que como todos sabréis son los característicos del personaje de Blancanieves.

Y por último, algo de lo que me di cuenta el otro día es que si sumamos el numero 16 sale 7, el numero que pertenece a los enanitos del cuento de Blancanieves.

Hablando de los números me doy cuenta de que a lo largo de todo este tiempo, en mi vida han estado muy presentes dos números, tanto para bien como para mal. Esos dos números son el 12 y el 27.

El 12 ha marcado mi vida puesto que yo nací un día 12/12, es decir un 12 de diciembre, y a las 12:15 de la mañana aunque ese día se vio nublado porque ese mismo día murió la abuela de mi madre. También ha sido importante ya que yo cumplí los 18, es decir la mayoría de edad, el 12/12/2012 una fecha que fue muy sonada y que no se repetirá hasta dentro de un siglo más o menos.

Otro número que ha estado muy presente en mi vida es el 27, ya que mi padre, mi hermana y mi primo nacieron un 27, aunque este número también tiene su parte mala y triste ya que mi abuelo por parte de madre murió un 27 concretamente el día en que mi hermana cumplía años y mi abuela por parte de padre murió un 27 también.

Muchas sincronías con el cuento de Blancanieves encontramos en el número 16, ¿casualidad o no?


Coral Cerezo Gil